Mi rincón favorito para un office break

Hoy os quiero enseñar mi rinconcito favorito para desayunar, que aunque sea becaria también tengo mis 20 minutitos de desayuno, ¿qué clase de becaria explotada sería si no? 🙂

Tengo la suerte de que mi oficina está en el centro de Madrid, en el barrio de Chueca, y esto nos da un abanico enorme a la hora de elegir sitios para tomar un pequeño tentempié. Para mi, uno de los mejores es el Imperial del mercado de San Anton. Este mercado ya es genial de por si solo. Es una pequeña joya donde puedes encontrar grandes delicias. Pero vamos a lo que vamos.

Este bar, El Imperial,  se encuentra en el piso superior y desde su barra puedes observar todo lo que pasa por lo puestos del mercado. Buen sitio para detenerse y desconectar del bullicio de la oficina.

Mercado San Anton desde las nubes

Un paseo por las nubes de San Anton
Un paseo por las nubes de San Anton

Además tiene unos precios que son increíbles. Las promos del desayuno son baratísimas, incluso para una becaria como la que os escribe. Solo hay que probar el desayuno Imperial, por 3€  puedes desayunar unas huevos con patatas y jamón buenísimos. Si queréis un almuerzo/comida es la mejor solución. Además del precio, la materia prima es riquísima. El único fallo que le veo es el café. No vendría mal un cambio de distribuidor.

Sin lugar a duda, os lo recomiendo 🙂

Y vosotros, ¿Cuál es vuestro sitio favorito para hacer un break en la oficina?

Taberna

¡Pequeños caprichos!

Uno de mis caprichos secretos es comprar libros de cocina. Es verdad que vemos muchas recetas por Internet, pero ese placer que sientes cuando una gota de leche o de harina se queda pegada en las hojas del libro no se puede sustituir. Llamadme romántica… que se le va a hacer!

Pero cuando hablo de libros, hablo de libros sobre pequeñas cosas, no de esos recetarios de 1.000 recetas que no vuelves a mirar en tu vida, mas que el día que lo compras.

Esta vez me he decidido por un libro sobre pan, ya que en mi casa, como buena gallega, nunca puede faltar este delicioso tesoro. Ni se os ocurra retirar el pan de una mesa llena de gallegos. Si lo hacéis estáis negandoles el placer de comer pan incluso después de tomar el café. Y que no se os olvide que en una cocina gallega nunca se dice que hay demasiado pan.

Resumiendo, el pan es como un santo santorum y por eso nunca me he atrevido a cocinar pan casero. Mi límite esta en la masa de las pizzas, quizás porque tuve un buen maestro italiano y eso, te inspira confianza.

Pero el pan, al igual que la masa de empanada, son dos asignaturas pendientes en mi cocina. Solo con pensar en hacer una mala empanada que no sea digna de llamarla “gallega” me da un vuelco el corazón.

Sin embargo, el momento ha llegado. Ya no puedo vivir más sin un pan auténtico. Ahora vivo en Madrid donde el pan de verdad brilla por su ausencia. Es algo que añoro: una buena barra artesana de cualquier panadería de mi tierra. Es imposible encontrar pan fresco en Madrid, es todo congelado y sabe a todo menos a pan. Me indigna cuando en la panadería del barrio me ofrecen una barra “gallega”, ¿una gallega? ¿de dónde? La única gallega que veo aquí soy yo!

Pues tras mucho pelearme con el que dice ser un panadero, he decidido meterme de lleno en el mundo del pan y para ello me he comprado este pequeño libro, a modo de comienzo.  No quería un libro muy complicado con 50.000 harinas y demás cosas imposibles de encontrar en el super. Buscaba un libro sencillo que me permita hacer pan en el horno de mi casa.

Este ha sido el elegido, El autentico sabor del Pan.

Capricho

Mi primer impulso fue comprarme el libro del gran Xavier Barriga, pero se que todavía me queda mucho para poder llegar a ser digna de hacer sus recetas 🙂 Además, como becaria que soy, he tirado por un libro más económico, ¡todo hay qué decirlo!

De momento he empezado con algo sencillo, unos bollitos. Y viendo lo bien que me han quedado puedo decir que voy por buen camino. Ya os iré comentando que van mis progresos.

Mi primer bollo

Continuamos!!!!

Pues ya esta! Se acabaron las fiestas! No se si alegrarme o entristecerme… Menos mal que aún nos queda la noche de reyes jijiji

Las navidades las he pasado en la Mancha. No hay nada mejor para una becaria como yo que volver a la casa de sus padres en el pueblo y así no gastar mucho. Y seguramente penséis que al estar en el pueblo habré tenido un montón de tiempo libre… pues no. Todo lo contrario. No he parado ni un segundo. Entre salir de cañas, las tapas, la familia, preparar las cenas y comidas varias no he tenido ni 5 minutos para sentarme a escribir. Pero he decidido que no puedo dejar de contaros todo lo que hemos hecho estos días.

Lo primero que os quiero presentar es mi felicitación de navidad. Es totalmente casera.

Pirus de Navidad

Son piruletas navideñas. Las hice de galleta y de chocolate.

Para las galletas use mi receta básica, la verdad es que para mi se esta convirtiendo en todo un hit.

Para ella necesitareis:

400 gramos de harina

200 gramos de mantequilla

160 gramos de azúcar

1 cucharada y media de postre de azúcar avainillada

1 cucharada de postre de levadura

una pizquina de sal

1 huevo

Varias onzas de chocolate las cuales rallaremos encima de la masa.

La preparación es para noveles. Simplemente tienes que ir mezclando todos los ingredientes hasta conseguir una masa. Si ves que se te pega mucho a las manos ponle un poquito más de harina, aunque las medidas son bastante exactas.

La dejamos reposar en el frigo 30 minutos y ya la tenemos lista para moldear.

Mama Muffins

Yo he usado los cortapastas de Mama Muffin, especiales para navidad y que me encantan.

En realidad hay pocas cosas que no me gustan de esta web, pero hay que controlarse.

Yo esta vez he hecho las galletas gorditas para poder pincharlas y que quedasen como piruletas, pero eso es a gusto del consumidor. Recordar que cuánto más gorditas más tiempo necesitan en el horno. Lo normal es que en 15 minutos estén listas. En cuanto veáis que se empiezan a dorar los bordes ya podéis sacarlas. Y las dejáis reposar unos 10 minutos.

El siguiente paso es decorarlas, pero para ello debéis esperar que estén muy frías. En este caso las he decorado solo con chocolates, blanco y chocolate con leche (mis favoritos). Lo he hecho con una simple manga pastelera pero aquí es donde tenéis que usar vuestra imaginación.

la foto 1-4

la foto 2-4

Paseando por PetraMora

Este martes encontré un pequeño paraíso en medio de Madrid. Muchos de vosotros ya conoceréis la pagina online de PetraMora. Pues bien, el otro día fui a parar a la tienda que tienen en medio del barrio de Salamanca. Sí, ya se que no es un lugar muy apropiado para una becaria, pero de vez en cuando no viene nada mal alegrarse la vista. Y más si vas en buena compañia.

Este pequeño minimarket online, como dicen ellos, tiene una tienda física que es una maravilla. Es una mezcla entre el ultramarinos de toda la vida pero con un toque vintage de lo más moderno!

PetraMora

Para volerse loca!

Nada más entrar te dejas llevar por los botes de conserva o los paquetes de pasta. Pero todo en su correcto orden. Lo malo es que antes de llegar a las estanterías tienes que pasar por la sección de chocolates y dulces navideños. Tienen tabletas de chocolate que son tan largas como mi brazo! Son increíbles!

A medida que avanzas por la tienda llegas a la zona de productos frescos. Tiene cosas tan deliciosas como el Fuet con cerveza negra del Montseny o un jamón de pato imposible de decir no. Todos los productos vienen en paquetes sencillos, sin abalorios ni tonterías; pero muy bonitos.

Otra cosa que me parece una idea genial es la propuesta de “Estas navidades cocinamos por ti”. Sí, lo se, a los cocinitas nos encanta esta época para poder experimentar. Pero cuando pienso en el tute que se pega mi pobre madre en las cenas de navidad me dan ganas de comprárselo y que por un año disfrute sin matarse a cocinar.

Pero no es lo único que tienen para navidad. PetraMora propone como regalo para reyes unas cestas muy recomendables y a muy buen precio. Es más, yo ya tengo elegida la cesta que le voy a regalar a un miembro de mi familia, que por primera vez, desde que yo recuerde, no va a recibir la típica cesta de navidad por parte de la empresa. Seguro que le va a encantar. Lo tiene todo, un buen vino, mi cuit, queso, embutido… Olvídate de esas cestas con montones de cosas que nunca se comen. Ahora puedes hacer una cesta a tu gusto con una buena materia prima.

Y os preguntareis si al final compre algo. Pues sí, es imposible entrar y no picar nada. Compre poquito pero creedme, volveré seguro. Ventajas de vivir en Madrid 🙂

petramora

Rica sopa me voy a preparar

Lo reconozco, soy una Almavers

La verdad, es que es la primera vez que me decido a cocinar una receta de Alma, nunca me he atrevido ya que con lo torpona que soy, seguro que me queda una mamandurria. Además, con tanto fondant y tanto frosting… mi cuerpo no esta como para tales cantidades de azúcar! En esto coincido con Directo al paladar. Son un poco demasiado contundentes… pero no os enfadéis que a mí me encanta prepararlos!

Pero entonces la vi, una receta con masa de galleta cruda!!! OMG! Yo, que soy de las que se deja un poquito de masa en el bol para poder rechupetearla y desconocía que existe un mundo entero de recetas con masa cruda!!!

No dude ni un minuto, en cuanto llegue a casa me dedique a prepararla. Hice la receta tal cual (sigo sin confiar mucho en mis dotes culinarias) No quería arriesgarme a estropear algo tan delicioso.

Necesité:

  • 115 gramos de mantequilla (sácala antes de la nevera para poder trabajar con ella).
  • 55 gramos azúcar.
  • 100 gramos azúcar moreno.
  • 2 cucharadas de leche.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 135 gramos de harina.
  • Trocitos de chocolate, yo puse menos que en la receta (esto es al gusto).
  • Tableta de chocolate, use la de comercio justo. Elegid una que se derrita bien.

Y ahora lo más fácil, juntarlo todo!

Primero mezclamos la mantequilla con los dos tipos de azúcarmasa.

Luego añadimos la leche y la vainilla y después la harina y la sal. Batimos bien hasta que quede homogéneo.

Por ultimo añadimos los trocitos de chocolate y volvemos a batir.

La dejaremos enfriar durante 30 minutos en el frigo. Después hacemos unas bolitas pequeñas. Parece que no pero con estos ingredientes salen bastantes bolitas, como si fuesen albóndigas.

A continuación las metemos en el congelador durante 15 minutos. Es importante que estén bien frías ya que así será más fácil darles el baño de chocolate.  Mientras se congelan vamos derritiendo el chocolate.

Por ultimo las bañamos y rallamos un poquito de chocolate blanco por encima. Dejamos enfriar y listo!

bolas

Ya no soy una Monger

Finalmente y tras mucho tiempo esperando, anoche tuve en mis manos el nuevo santo grial de los cocineros. Si eres un moderno que le gustan las cocinitas, no te lo puedes perder!

Mikel López Iturriaga, conocido entre otras locuras por su blog El Comidista, ha sacado su segundo libro. Se titula: La cocina pop de el comidista.

Era tal mi obsesión por tenerlo, que incluso mi novio me regalo una tarjeta regalo para que el mismo día que saliese a la venta lo pudiera tener en mis manos. Y ese día fue anoche. En cuanto lo cogí no paré hasta ver todas y cada una de las recetas. Pero lo mejor es que además asocia cada idea con el maravilloso mundo pop, ya puede ser una serie de televisión o con eso que llamamos vintage y que él llama viejuno.

Sí que es verdad que el precio no es muy apto para una becaria como servidora,  pero puesto que ha sido un regalo no me quejo. Además esta hecho para torpones, si se te cae la cuchara mientras lo lees no pasa nada, ya que las páginas son como de un libro de bebes, antibabas!

Seguramente me llamaran moderna de gafapasta pero me muero por empezar a preparar alguna receta, la cual por supuesto, os comentare en el blog Imagen

Mis primeros bagels

El otro día leía en el país el origen de los bagels: polacos. La verdad es que me sorprendió bastante pues siempre pensé que era algo muy ingles. Quizás mi percepción sea por la cantidad de veces que he visto a los americanos comer bagels en las series de televisión.

Al ver el articulo se me antojo hacer unos, no deben ser muy difíciles  pensé yo, y encontré en Internet una receta que tenia muy buena pinta y además es de un blog que a mi me encanta: PepaCooks. Por supuesto a mi no me quedaron tan bonitos como en la foto, pero hice lo que pude.

Seguí la receta paso a paso, menos en la levadura. No se porque extraña razón mi panadero no quiere vender levadura fresca, y la verdad es que para mi es un engorro tener que ir a una gran superficie a comprarla. Así que decidí usar levadura en polvo, puse exactamente una cucharada de postre mas de lo que decía la receta. El resto lo hice a pies puntillas, no estoy para innovar (todavía).

Ingredientes para 8 piezas:

450 g de harina
125 ml de agua
125 ml de leche
1 huevo (agradecer a mis padres los huevos caseros que me mandan)
1 sobre de royal más una cucharada de postre (siento no ser tan precisa)
8 g de sal (la receta pone 8 gramos, yo puse una cucharada de postre)
5 g de azúcar (cucharada de postre menos llena que la de sal, si es un poco rudimentario, pero no tengo tantos instrumentos culinarios jajaja)
30 g de mantequilla derretida

Por supuesto, como becaria que soy no me puedo permitir muchos lujos, así que en vez de usar semillas de amapolas, decidí probar con ralladura de queso. Pero esto es a gusto del consumidor.

Manos a la masa:

  • Metí, tal y como decía PepaCooks, primero puse lo seco (la harina, la levadura, el azúcar, la sal) y después añadí los líquidos  pero un poquito templados. Después la mantequilla y la clara del huevo. Y comenzamos a formar la masa. No pensé que fuese a coger forma pero la verdad es que me quedo una buena masa, lisa y gordita. La tape con un paño de cocina y la deje crecer durante un hora exacta. Seguro que mi madre me diría algo como: a” eso aun le quedan 10 minutos” Pero para mi tenía una buena forma.
  • Con la masa hice 8 bolitas, y forme 8 donuts. Dejad un agujero grande que sino al crecer se os tapara y se perderá la forma. Volví a dejarlas reposar 10 minutos.
  • Ahora viene el paso más raro, poned agua a hervir y meter los bagels durante 10 segundos aprox. Si, a mi también me pareció extraño meter la masa en agua, pero la verdad es que se nota un montón este proceso.
  • Una vez sacados del agua los pintáis con la yema sobrante del huevo y añadís, en mi caso, queso rallado. Yo hice 4 lisos y 4 con queso, para ver que tal.

 

Y ya esta! Al horno durante 25 minutos, yo algo más, ya que tengo un horno bastante peleón.

Según el jurado de mi casa, están riquísimos. Me han sugerido que haga un montón para congelaros y poder desayunar todas las mañanas un bagel. Y ojo, en mi casa son muy críticos con mis aventuras culinarias 🙂